Metrópoli |

Líder mundial en español

Jueves 12/01/2012. Actualizado 12:35h.

EXCURSIÓN | Alto Lozoya

El camino de La Angostura

[foto de la noticia]
Puente de La Angostura| Marga Estebaranz
Datos básicos
Situación. Término municipal de Rascafría. Parque Natural de la Cumbre, Circo y Lagunas de Peñalara. Sierra de Guadarrama.
Cómo llegar. Por la carretera de A Coruña (A-6) hasta Villalba, donde se toma la M-601 hasta el puerto de Navacerrada. En este punto, desviarse por la M-604 hasta el puerto de los Cotos. Nada más sobrepasar el puerto, hay un aparcamiento situado a mano derecha. También se puede acceder en ferrocarril de cercanías hasta Cercedilla donde se transborda al Eléctrico del Guadarrama, tren montaña que lleva a los puertos de Navacerrada y de los Cotos. Distancia. 68 kilómetros desde Madrid.
Distancia. 68 kilómetros desde Madrid.
Accesos. Desde el aparcamiento del puerto de Los Cotos subir a la carretera que lleva a Valdesquí. Recorrerla 800 metros hasta una pista que se abre a mano izquierda y lleva a una amplia zona llana y despejada donde empieza la marcha.
Información.Parque Natural de Peñalara. Tel: 918 520 857 y www.parquenaturalpenalara.org/. y RENFE. Tel: 902 240 202 y www.renfe.es.

El camino que lleva del puerto de los Cotos al monasterio de El Paular es una de las más recomendables excursiones que pueden emprenderse en la Sierra de Guadarrama. Si se realiza durante el invierno, la nieve que la cubre, añade soledad y belleza a su recorrido.

Esta marcha atraviesa, de punta a punta, uno de los más valiosos espacios naturales protegidos del Guadarrama, el Parque Natural de Peñalara. Lo hace a través de una serie de cómodas y tranquilas pistas que permiten su recorrido a pie y en bici.

Aunque se trata de una ruta de largo recorrido, que si se prolonga hasta Rascafría, supera los 17 kilómetros. Realizada en el sentido descrito siempre será en bajada, lo que disminuye considerablemente el esfuerzo para realizarla.

En su recorrido junto a las aguas del Lozoya, esta ruta es testigo de primera en el singular nacimiento de este importante río madrileño, fruto de la conjunción de varios riachuelos y un cambio de nombre.

Los arroyos de las Guarramillas y de las Cerradillas, nacidos en la vertiente norte del Alto de las Guarramillas y la porción de cimas que lleva hasta las Cabezas de Hierro, junto con el arroyo de la Laguna Grande de Peñalara, que nace en dicho humedal.

La unión de los tres origina el arroyo de la Angostura, nombre con el que se conoce a este río en sus primeros kilómetros. Más abajo, se le unen los arroyos del Aguilón y de la Umbría, punto a partir del cual pasa a llamarse Lozoya.

Desde el puerto de los Cotos tomar la carretera que lleva a Valdesquí. A los 800 metros dejarla por una pista de tierra que se inicia a mano derecha y está cerrada por una barrera. Conduce a un cercano llano despejado. Hasta hace pocos años, aquí se alzaba un monumental arco erigido a la memoria de las Centurias de Montañeros.

Estas agrupaciones, que han transcendido por su tinte fascista, fueron el único lugar donde los jóvenes de la posguerra pudieron acercarse al aire libre y practicar actividades de la acampada al alpinismo, pasando por la marcha, el excursionismo, el esquí y el montañismo. De manera que aquellas centurias, encuadradas en el Frente de Juventudes, fueron vivero exclusivo de aquellos deportes que produjeron figuras tan destacadas como Ernesto Rabadá y Alberto Navarro.

Refugio Pingarrón

En el lado oeste de la explanada arranca un camino, que en suave descenso, bordea el montículo situado a la izquierda y lleva al cercano refugio Pingarrón. Colgado sobre una despejada ladera, ofrece espectaculares vistas del macizo de Peñalara, vertiente norte de Cabezas de Hierro y valle del Lozoya.

El camino desciende en pronunciado descenso hasta el arroyo de las Guarramillas. La ruta está señalizada con pequeños postes marcados con las siglas RV1. A la derecha del punto donde se alcanza el arroyo se localiza la famosa Poza de Sócrates.

Cruzar las aguas y continuar por el sendero, que hacia la izquierda y en ligero ascenso, atraviesa una zona de pinar añoso. Un poco más adelante, a la altura del poste baliza 8, el camino se bifurca. Tomar el ramal de la izquierda, que cruza un espeso bosque, y en descenso, alcanzar un puente de madera por el que se cruza el arroyo de las Cerradillas. Empalmar con una pista forestal tutelada por sucesivos postes baliza.

Con las aguas a mano derecha, continuar el suave descenso por la ancha pista hasta cruzar sobre el arroyo de la Laguna de Peñalara que baja por la derecha. En este punto está la baliza nº 20. En la siguiente, cambiar de orilla del arroyo de las Cerradillas por el puente de Los Hoyones.

En esta parte se localizan las zonas más umbrías del Pinar de los Belgas, centenaria explotación forestal de estos montes. Es un largo trecho, siempre por una cómoda pista que discurre sobre el antiguo camino que llevaba desde el monasterio de El Paular a Valsaín a través del puerto de los Cotos.

Puente de La Angostura

Más adelante, en una amplia zona despejada, el camino se bifurca. La pista que sale a la izquierda cruza el arroyo a través del puente de La Angostura. De piedra, salva el estrecho que da nombre al valle y es uno de los más hermosos de toda la Sierra. No tomar este ramal y seguir de frente.

Enseguida se alcanza una nueva bifurcación, esta vez a mano derecha, para adentrarse en la zona de Barondillo, bajo las laderas del cordal de Cuerda Larga. No tomarla tampoco y seguir por la pista de frente, manteniendo el arroyo a mano izquierda. Atravesar el arroyo de Barondillo y continuar el descenso.

Poco a poco el bosque se va transformando. Los pinos van dejando sitio a otras masas forestales como abedules y robles. Aunque en esta época del año lo que más llama la atención son los saltos de agua que da el arroyo entre formaciones de hielo y nieve.

Así se alcanza la pequeña presa del Pradillo. El camino pasa junto al pequeño salto de agua y continúa entre robles y pinos su rumbo. Enseguida se alcanza el paraje de La Isla. El primero en el que puede abandonarse la ruta, pues hasta aquí, un lugar donde se localizan tres restaurantes, pueden acceder los vehículos.

Continuando el descenso río abajo, por la orilla derecha del arroyo de la Angostura, el paisaje es a partir de este momento bastante diferente al que le ha precedido. Abundan los testigos de la presencia humana, como la antigua fábrica de luz encargada de suministrar electricidad a las poblaciones del valle del Lozoya, ya por la baliza 40.

Dos balizas después se salva el arroyo del Aguilón, accediendo a una cómoda pista que discurre por el interior de un espeso robledal. Aquí cerca se localiza el área recreativa de Las Presillas, conocido bañadero de los veranos madrileños. Siempre por la pista principal no se tarda en alcanzar el albergue de Los Batanes. Es una amplia construcción situada a mano derecha, a escasa distancia del puente del Perdón que cruza las aguas del ya río Lozoya.

Aquí mismo se localiza el Centro de Visitantes del Puente del Perdón. También está aquí el monasterio del Paular, cuya torre es visible por encima de los bosques que la rodean. Por el citado puente acceder al camino ciclista, que por el arcén de la carretera M-604, lleva en kilómetro y medio hasta Rascafría.

Ficha
Tiempo: Entre tres horas y media y cuatro horas y media.
Longitud: 17 kilómetros.
Recorrido: Excursión lineal.
Desnivel: 675 metros, (Puerto de los Cotos, 1.830 metros; El Paular, 1.155 metros).
Dificultad: Fácil. Aunque en el invierno la pista suele estar cubierta de nieve y presentar tramos helados y con barro.
Material: Botas recias, ropa de abrigo y bastones de marcha.
Recomendaciones : Evitar con mal tiempo o si la nieve cubre la ladera. El itinerario es para realizarlo en una sola dirección. En sentido puerto de Los Cotos-Rascafría es cuesta abajo, con lo que resulta mucho menos esforzado. Es necesario contar con dos vehículos si la excursión se realiza solo en un sentido.

Compartir

© 2017 Unidad Editorial Información General S.L.U.