RUTA nº 337 PROVINCIA DE TOLEDO Distancia desde Madrid: 108 Kms.
Castilla-La Mancha  CERRO DE SAN VICENTE
VISTAS AL PASADO
Lusitanos, templarios, carmelitas y santos dejaron huella en este monte toledano, en los aledaños de Madrid

         Imprimir esta página

El Real de San Vicente tiene su mejor acceso por la carretera de Extremadura (N-V) hasta Alcorcón, por la M-501 hasta Sotillo de la Adrada y por la 503 hasta dicho pueblo toledano
en estas cálidas latitudes conviene ir provistos con agua de casa. Señalizada con letreros
recomendada para invierno, primavera y, sobre todo, otoño –por el colorido de los castañares–
mapa 16-24 (Navamorcuende) del S.G.E.o la hoja 602 del I.G.N.
StatCounter - Free Web Tracker and Counter

El primero fue Viriato. El insumiso lusitano, tras el cual andaba el ejército romano como 'merétrix' por rastrojo, parece ser, se dice, es leyenda, que usaba este cerro a modo de atalaya y base de operaciones, mayormente emboscadas, de las que el caudillo indígena era un as. Después llegarían los adoradores de Venus, el santo Vicente, los eremitas, los templarios, los carmelitas... Pero vayamos por partes.

El cerro de San Vicente se alza en el noroeste de Toledo, a tres leguas justas del confín occidental de Madrid y a 108 kilómetros de la puerta del Sol. Geográficamente, es un vértice insignificante de 1.322 metros: una altura secundaria de una sierra, la de San Vicente o del Piélago –bautismo éste que, no habiendo 'pélagus' a la vista, o sea mar, sólo se explica porque, como observó el padre Mariana en 1590, “de todas partes brotan las más frescas aguas, y corren acá y acullá fuentes cristalinas”–, que, a su vez, es una minúscula estribación de la de Gredos, cuyas moles ingentes amurallan el horizonte al septentrión. Históricamente, empero, tiene más enjundia que la más alta montaña de España, siendo tal la acumulación de ruinas en su sobrehaz que el caminante ha de poner cuidado para no lastimarse las canillas con los sillares esparcidos por doquier.

De tiempos de Viriato, consejas aparte, sólo restan en la zona los dos toretes ibéricos –y asomo de un tercero– que campean en una plazuela de Castillo de Bayuela. Mas no es en este pueblo, sino en el vecino de El Real de San Vicente, donde nace la senda que hoy vamos a seguir: un camino de tierra que sale a mano derecha nada más rebasar el número 48 de la calle Juan de Dios Díaz; un camino que, señalizado como 'Ruta del Cabezo Hituero', zigzaguea entre bancales de hortalizas, olivos y frutales, remonta el arroyo de los Lomos bajo añosos castaños y, una vez alcanzado el límite del castañar, vira a la izquierda –ya sin señal alguna– para ir a dar, a una hora y pico del inicio, en la carreterilla que baja a Navamorcuende.

Andando por el asfalto un breve trecho, rumbo oeste, topamos los restos del convento de Piélago, del siglo XVII, con portada de sillares de granito labrados en punta de diamante y exornada con el escudo de España y el de la orden del Carmen, cuya ruina data de la guerra de los Siete Años (1833-40), primera de las carlistas. Y por una pista que surge a la izquierda de la carretera, y como a cosa de 300 metros, encontramos un pozo de nieve que era “capaz de contener 182.000 arrobas y producir un beneficio anual de 80.000 reales”, merced al privilegio que tuvo, en tanto perteneció a la mentada comunidad, de “que no podía haber otro a menos de quince leguas a la redonda”.

Monte arriba, atrochando por el pinar, ganamos en media hora la cima del histórico cerro. A su vera, bosteza una cueva donde los iberos rendían culto a Venus –otros diz que a Diana–; donde, según la tradición, buscaron cobijo, fugitivos de Talavera, los santos hermanos Vicente, Sabina y Cristeta, luego martirizados y muertos en Ávila por Daciano (siglo IV); y donde, en 1663, erigió una ermita un devoto llamado Francisco García de Raudona, al que más tarde se unieron otros ermitaños para fundar un cenobio carmelita, cuyos vestigios –pilas, muros, peldaños– yacen ahora en derredor.

Y más ruinas: las del castillo de los templarios (siglo XII), dos torres mochas que se presentan, casi a la mano, en un rellano sito a mediodía, con vistas al valle del Alberche y los montes de Toledo.

No son pocos, como se ve, los fantasmas que pueblan este cerro. Pero, puestos a elegir, nos quedaríamos con el del montaraz Viriato: un tipo al que le tiraba tanto el monte que ni siquiera quiso pasar su noche de bodas en poblado; que tuvo en jaque al romano invasor con sus celadas –sonada fue la del desfiladero de Ronda–, y que sólo cayó en una: la que le tendieron, allá por el año140 antes de Cristo, mientras dormía en su cuartel del cerro de San Vicente, sus compañeros Audax, Minuro y Ditalkón. Roma, sabido es, no pagó a los traidores.

La vuelta, por el mismo camino.

.